Saltar al contenido
Debabilonia.info

Marduk

Marduk

¿Quién era el dios Marduk?

Según la mitología sumeria, Marduk era uno de los pequeños dioses del panteón mesopotámico durante el III milenio a. C., hijo de Enki y Ninhursag. Se trataba de un dios sin excesiva importancia, lejos de lo que se convertiría, con el tiempo, en el I milenio a. C.

Originalmente parece que Marduk era el dios de las tormentas eléctricas, pero el Enuma Elish narra como llegó a ocupar el lugar principal del panteón mesopotámico tras derrotar a Tiamat, un monstruo o dios que representaba al caos.

La diosa que con mayor frecuencia aparece citada en los textos como su esposa en Zarpanitu o Sarpanitu, y cada año se celebraba en Babilonia el matrimonio entre ambos.

Marduk y Babilonia

La figura de Marduk está ligada a la de Babilonia, ciudad de la que fue dios principal. Además Marduk fue el rey supremo del panteón babilónico, pero como acabamos de ver en el apartado anterior esto no siempre fue así. Al igual que la ciudad de Babilonia era una entidad sin importancia hasta el II milenio a. C., Marduk era una divinidad casi desconocida hasta que se produje el auge de la ciudad con Hammurabi.

La elevación de Marduk a dios principal

Con la llegada de Hammurabi al trono de Babilonia no solo cambió la historia de la ciudad, si no también la de su dios protector. A partir de ese momento la ciudad comenzó a ganar importancia, extender su territorio, su influencia y a su dios nacional, Marduk, en numerosas ocasiones mencionado como como «Bel» o «Señor», se le colocó en la cúspide del panteón sustituyendo a Enlil, y se le construyeron dos fastuosos templos.

Hammurabi supuso un cambio de rumbo para la ciudad de Babilonia, su espectacular ascensión estuvo acompañada la de su dios, Marduk, pero este se trataba de un dios secundario por lo que Hammurabi hubo de esforzarse para situarlo entre los grandes dioses. En el prólogo de su famoso código de leyes, intenta situar a Marduk en la cúspide, ocupando el lugar del dios supremo sumerio, Enlil. Así en el prólogo del Código de Hammurabi se dice:

«Cuando Anu, el altísimo rey de los Anunnaki, y el divino Enlil, señor de los cielos y la tierra, que prescribe los destinos del país, le otorgaron al divino Marduk, al primogénito del dios Enki, la categoría de Enlil de todo el pueblo».

Como vemos Hammurabi sitúa a Marduk a la cabeza de los grandes dioses. Pero esta debió ser una tarea difícil y larga. Consciente de ello, al final del Código, Hammurabi realiza una exhortación a los grandes dioses para que castiguen a quien destruya la estela y entre estos grandes dioses no aparece Marduk. No sería hasta finales del II milenio cuando Marduk fue aceptado por todos como el rey supremo de los dioses sustituyendo a Enlil.

Representación del dios

Las representaciones del dios Marduk son escasas. En un primer momento su símbolo era una pala o azada, símbolo de la fertilidad, aunque la representación más conocida es en la que aparece como un dragón, tal y como sucede en la puerta de Ishtar. Otros animales sagrados que representaban a Marduk eran los perros y los caballos. En unos pocos sellos cilíndricos también aparece con forma antropomorfa y, en ocasiones, también aparece caminando o de pie sobre un carro de guerra, con una túnica decorada con estrellas y suele portar un cetro, una lanza o un rayo.

Marduk representado como un dragón
Representación de Marduk como un dragón em la Puerta de Ishtar

Los Templos de Marduk en Babilonia

En Babilonia se dedicaron 2 templos a Marduk, el Esagila y el templo de la cima del Etemenanki, el zigurat de Babilonia. Este último se situaba en la última planta del zigurat, conocido por los babilonios como Etemenanki y que sería la famosa Torre de Babel de la Biblia. No se ha conservado ningún resto de este templo, aunque sí se conservan dos dibujos del mismo en una tablilla. Gracias a él sabemos que tenía una planta superior y que la planta inferior estaba formado por 12 salas y tenía 2 puertas. La fachada exterior del templo estaba decorada con ladrillos vidriados azules.

El Esagila de Marduk es el templo más conocido de Babilonia. El Esagila fue construido con ladrillos unidos con asfalto y estaba formado por un edificio principal casi cuadrado de 85 por 79 m. con un patio central. El Esagila, como santuario principal, era sede de fiestas y rituales como la de Año Nuevo, conocida como akitu por los babilonios.

Otros lugares de culto a Marduk

Además del Esagila y Etemenanki, en las afueras del distrito sagrado de Babilonia se encontraba la «Casa del Akitu», donde se celebraba el festival de Año Nuevo frente a la estatua de Marduk. Otras ciudades en las que se le rindió culto fueron Nippur, Sippar y Borsippa.

La deportación de la estatua de Marduk

La importancia de Marduk para Babilonia era conocida por el resto de potencias próximo-orientales. De ahí que hasta en dos ocasiones la estatua de Marduk fue deportada tras ser saqueada la ciudad. La primera de ellas cuando Babilonia fue atacada por los hititas en 1595 a. C. y estos se llevaron un rico botín entre el que se encontraba la estatua de Marduk y su esposa. La segunda vez que la estatua del dios fue deportada tuvo lugar durante la intervención de Elam en torno al año 1155 a. C. Aquel entonces el monarca babilonio fue hecho prisionero y llevado hasta Susa, capital elamita, junto a la estatua del dios de la ciudad.

Mitos en los que aparece el dios Marduk

Si hay un texto mitológico por excelencia en Mesopotamia ese es el Enuma Elish, literalmente «cuando en lo alto». Comúnmente se le considera una epopeya de la creación, cuando en realidad debería ser una elevación del dios Marduk a la cúspide del panteón mesopotámico.

Fuentes y referencias

Summary
Marduk
Article Name
Marduk
Description
Marduk era el dios tutelar de la ciudad de Babilonia, pero con la llegada al poder de Hammurabi y el ascenso de Babilonia se convirtió en el dios principal de Mesopotamia. También fue conocido como Bel o Señor y el principal lugar en los que se le rindió culto fue en el Esagila de Babilonia.
Author