Saltar al contenido
Debabilonia.info

Babilonia

En esta web encontrarás información de calidad y amena sobre Babilonia, la antigua ciudad de Mesopotamia sobre la que gobernaron reyes como Hammurabi y Nabucodonosor y se levantaron estructuras tan sorprendentes como la Torre de Babel o los jardines colgantes.

Todas las claves de Babilonia

A continuación te mostramos un listado con diferentes aspectos de la cultura, la historia y la imagen física de Babilonia. Haz click sobre la imagen que desees obtener más información.

Significado de Babilonia

Existió debate en si era correcto identificar el nombre bíblico de Babel con Babilonia, pero en la actualidad no existen dudas. Babel proviene del nombre original de la ciudad Babilu, que en el idioma nativo de los babilonios significaba «puerta divina».

El descubrimiento de Babilonia

Fueron varios los viajeros que desde la Edad Media visitaron Mesopotamia, algunos incluso visitaron las ruinas de Babilonia y buscaron la famosa torre, pero no podían verla, pues no se conservaba. Incluso hubo quien la confundió con Birs Nimrud. Las ruinas de la verdadera Babilonia se encuentran cerca de la actual aldea de Hilla, pero los posteriores trabajos franceses, sin ningún resultado, solo pusieron de manifiesto la confusión de este yacimiento. No fue hasta la llegada de los alemanes a Oriente cuando la antigua ciudad bíblica se reveló en todo su esplendor.

La imagen que tenemos de Babilonia se la debemos a la misión de la Sociedad Orientalista Alemana dirigida por Robert Koldewey que trabajó allí entre 1899 hasta 1917. Las excavaciones alemanas superaron la calidad  de todas las que se habían realizado con anterioridad en Mesopotamia . Y es que el equipo de Koldewey utilizó principios arquitectónicos, documentó con precisión los hallazgos y realizó fotos, rigurosos planos, alzados y reconstituciones de los edificios de Babilonia. El resultado fue unas publicaciones rigurosas que superaban por mucho lo que se había hecho hasta el momento y la posibilidad de reconstruir en Berlín estructuras tan impresionantes como la Puerta de Ishtar.

Babilonia en los autores clásicos

Heródoto es el primero de los autores clásicos que menciona Babilonia en su Historias, pero lo hace en 450 a. C., casi un siglo después de la caída de la ciudad a manos de los persas. Por tanto, el historiador de Halicarnaso habla de oídas y los hechos que menciona pertenecen al ámbito de la leyenda y la tradición. Además de la planta, las estructuras y las técnicas arquitectónicas de Babilonia, Heródoto nos habla de las costumbres de sus habitantes.

Diodoro Sículo en su Biblioteca Historica describe los principales monumentos de la ciudad, pero en ocasiones confunde Babilonia con Nínive. Beroso, sacerdote en la Babilonia del siglo III a. C. escribió Babiloniaka, pero solo nos ha llegado por autores posteriores como Flavio Josefo o Eusebio de Cesarea. Esta obra proporciona una lista de reyes hasta la llegada de Alejandro Magno, de las obras realizadas por Nabucodonosor II y de la finalización de los famosos jardines colgantes de Babilonia. Unos siglos después, Estrabón también mencionará los jardines, pero su obra tiene bastantes imprecisiones.

Los autores romanos también admiraron Babilonia y la citan en sus obras con relativa frecuencia, pero por aquella época la ciudad de Mesopotamia ya se encontraba deshabitada y los datos que ofrecen se basan en obras anteriores o en leyendas.

Babilonia y la Biblia

Si hay un texto que ha ayudado a dar a conocer Babilonia ese es la Biblia. En el génesis aparece el conocido episodio de la torre de Babel que trajo consigo la confusión de lenguas. Pero aparte del Génesis son varios los libros del antiguo testamento que mencionan Babilonia, sobre todo en relación al tema de la deportación de los hebreos. Pero en estos textos la imagen de la ciudad aparece distorsionada de manera deliberada. 

La imagen física de la ciudad

La ciudad de Babilonia que conocemos es la de la época neobabilonia. El desplazamiento del Éufrates y el nivel de la capa freática del río han hecho que sea imposible llegar hasta los niveles más antiguos de la ciudad. Por tanto, para decepción de muchos, la Babilonia que conocemos no es la de Hammurabi, sino la de reyes como Nabopolasar, Nabucodonosor II o Nabónido.

Además, contamos con una serie de textos topográficos de finales del II milenio a. C. conocidos con el nombre de Tintir, que menciona gran parte de los elementos arquitectónicas y los barrios y calles de la ciudad. Aunque este documento nos ha llegado por copias posteriores, es de gran utilidad para conocer la imagen de Babilonia en la antigüedad. 

¿Cómo era Babilonia en la antigüedad?

En el siglo VI la ciudad de Babilonia contaba con una extensión de unas 1.000 ha, unas 4 veces más grande que la Atenas del siglo V. Fue, con diferencia, la ciudad más grande del mundo durante la antigüedad. Babilonia, como cualquier otra ciudad antigua no permaneció encerrada dentro de sus murallas, sino que en muchos km. a la redonda se situaron aldeas y pueblas agrícolas de babilonios y asentamientos de poblaciones deportadas. Estos asentamientos estarían unidos con la gran ciudad mediante pistas y canales que tendrían un trasiego intenso.

Parece claro que la ciudad sufrió una importante renovación con Nabucodonosor II. Babilonia tenía una muralla que encerraba un recinto de 1.000 ha y si incluimos a las poblaciones de las aldeas y poblados de los alrededores, pudo alcanzar los 500.000 habitantes. Pero ¿cuáles fueron las construcciones más importantes de Babilonia?

La muralla de Babilonia

La muralla de Babilonia tenía un perímetro de unos 18 km y unas 360 torres. En realidad tenía 2 murallas, una exterior y otra interior. Esta última se trataba de una doble fortificación formada por una muralla interior de adobe de 7 m de grosor y con numerosas torres, y delante de ella, a unos 12 m de distancia, otra muralla construida con ladrillo y mortero de betún, de algo más de 7 m de espesor y reforzada con un antemuro de ladrillo y un foso. Según los excavadores alemanes el espacio entre las  2 murallas interiores estuvo relleno, por lo que sería una obra colosal cuya construcción parece que fue anterior a Nabucodonosor II.

El Palacio de Verano de Babilonia

En el lado norte de la ciudad de Babilonia, adosado a la muralla exterior y sobre una gran terraza artificial de adobe de 20 m de altura se encontraba el llamado «Palacio de Verano». Cuando el equipo de Koldewey lo descubrió se encontraba muy deteriorado, pero aún así pudieron determinar que tenía varias habitaciones, 2 patios y el suelo pavimentado con losas de piedra caliza. Como en algunas habitaciones existían canales de ventilación para permitir la entrada de aire fresco durante los períodos de máximo calor, Koldewey resolvió llamarlo el «Palacio de Verano». Sus características hacen pensar en que se tratase de una estructura de carácter defensivo.

La Puerta de Ishtar y la Vía de las Procesiones

La muralla interior de Babilonia permitía el acceso a su interior a través de 8 puertas. La principal era la Puerta de Ishtar. Esta puerta suponía el punto fuerte del sistema defensivo interior. La puerta de Isthar se encontraba revestida de ladrillos vidriados de color  azul y decorada con toros y dragones. A ella se llegaba a través de la Vía de las Procesiones, una avenida de 200 m de largo y 30 de ancho, con los muros de las paredes de ambos lados revestidos de ladrillos vidriados y una cenefa de leones que recordaban a la diosa Ishtar.

Los Palacios

En una parte elevada de la ciudad de Babilonia conocida como Kasr se encontraron el Palacio Norte y el Palacio Sur. Parece ser que se trataba de los dos principales palacios de Babilonia. El Palacio Norte debió ser el principal y estaría decorado y equipado de manera más rica que el Palacio Sur. Por su parte, el Palacio Sur sería más grande, con forma trapezoidal de 322 x 190 m., articulado en torno a 5 sectores, con patios y un salón del trono. Es en este palacio donde se encontrarían los célebres jardines de Babilonia.

Los Jardines Colgantes

Construidos por Nabucodonosor, los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una de las Siete Maravillas del Mundo. para Koldewey se encontraban situados sobre una gran estructura al oeste del Palacio Sur, un dique frente al río perfecto para nutrir la demanda de agua. Un agua que se obtendría del río que atravesaba la ciudad y que sería subida hasta los jardines colgantes a través de un sistema de norias comunicantes.

Etemenanki o la Torre de Babel

El Etemenanki parece ser la expresión física del símbolo más característico (junto con los jardines colgantes) de la antigua Babilonia, la famosa Torre de Babel. El Etemenanki sería originalmente un zigurat o pirámide escalonada. Hoy en día se encuentra muy mal conservado y de él solo queda un cuadrado de adobe en el suelo de 91 m. de lado revestido de ladrillo en el que se aprecian 3 escalinatas de ladrillo por las que se accedería a la cima de la estructura formada por 6 plataformas superpuestas. La Torre de Babel debió ser enorme y se levantó dentro de un recinto cuadrado a modo de temenos de 400 m. de lado.

El Esagila y otros templos

El templo principal de Babilonia, dedicado al dios Marduk, era el Esagila. En el centro de la ciudad, con una planta casi cuadrada de 79 x 85 m., adosado a una construcción mayor, se levantaba el Esagila. A su interior se accedía a través de 4 puertas situadas en sus fachadas. La capilla mayor, dedicada a Marduk, estaría revestida de oro. En su interior se encontraría la estatua de Marduk.

Además del Esagila, Babilonia también contaba con el templo de Ninnah, el de Ninurta, el de la diosa Ishtar y el conocido como Templo Z, posiblemente dedicado a Gula.

El festival del Akitu de Babilonia

Todos los años por primavera se celebraba en Babilonia el festival del Akitu o año nuevo y en él se conmemoraba el triunfo de Marduk sobre el caos, representado por Tiamat. La celebración duraba varios días. El núcleo central de las mismas era el Esagila, donde se realizaban varios ritos y también se sacaba en procesión a Marduk.

Nabónido y el oasis de Taima

A la muerte de Nabucodonosor II se produjo un período de inestabilidad hasta que Nabónido, un usurpador y que no contaba con el apoyo del clero de Marduk, se hizo con el poder. Nabónido llevó a cabo medidas controvertidas como instaurar un nuevo culto a Sin, dejar de celebrar la fiesta del akitu en Babilonia o trasladar su residencia al oasis de Taima o Teima en Arabia.

Ciro II el Grande y la caída de Babilonia

Tras la muerte del rey asirio Assurbanipal los caldeos llegan al trono de Babilonia. El gran monarca de esta época fue Nabucodonosor II, quien realizó continuas campañas militares y remodeló la ciudad a gran escala. A su muerte, sus sucesores encontraron muchos problemas para mantenerse en el poder, con enfrentamientos con el clero y revuelo social agitado por las epidemias y hambrunas. Finalmente el rey Nabónido optó por retirarse durante 10 años al oasis de Taima. En el 539 a. C. Nabónio decide regresar a Babilonia, pero en ese momento varias ciudades del imperio aclaman al rey persa Ciro el Grande como libertador y Nabónido se retiró a Sippar, entrando Ciro II en Babilonia sin encontrar gran resistencia y tomaba la ciudad.

Alejandro Magno y Babilonia

En el año 332 a. C., tras más de una semana sufriendo fiebres altas, Alejandro Magno murió el 10 o el 11 de junio en el palacio de Nabucodonosor de Babilonia. Las causas de su muerte han sido ampliamente debatidas. Desde que se hubiese intoxicado hasta que sufriese malaria o meningitis. Hoy en día existen fuertes controversias sobre el paradero de su tumba.

Fuentes y referencias

Summary
Babilonia
Article Name
Babilonia
Description
Babilonia fue una gran ciudad de la antigüedad. Se encontraba situada a orillas del río Éufrates, a unos 100 km de Bagdad. En su época de máximo esplendor llegó a tener 500.000 habitantes
Author