Saltar al contenido

Monasterio (ad-Deir) de Petra

El Monasterio o ad Deir, en árabe, es junto al Khazneh uno de los monumentos más conocidos de Petra. Es más ambos son muy parecidos y, a ojos del visitante inexperto, podrían confundirse. Esta estructura tuvo diferentes usos, tales como templo, tumba o lugar de encuentro social, que fueron variando a lo largo del tiempo.

Ad-Deir. el Monasterio de Petra
Fachada del Monasterio o Ad-Deir

¿Dónde está el Monasterio de Petra?

En lo alto de una colina, se accede a él a través de un camino de 800 escalones esculpidos en la roca y es desde él se orservan una de las vistas más espectaculares de la ciudad de Petra.

El recorrido hasta llegar al Monasterio es uno de los más espectaculares de Petra debido a los monumentos que encontramos por el camino y a la belleza de las formaciones naturales

¿Cuándo se construyó ad-Deir?

El Monasterio o ad-Deir de Petra estaba en pie, con toda seguridad, en el siglo I a. C., fecha que se ha podido establecer gracias a que en su interior se encontró una inscripción en la que se decía que fue construido en honor a Obodas I tras su muerte, aunque también hay piensa que fue construido a principios del siglo II d. C. por el rey Rabel II.

¿Cómo es el Monasterio?

Excavado en la roca, mide 48,3 m. de alto por 47 m. de ancho. Es posible que el lugar en donde se levantó fuese allanado previamente. En cuanto al diseño arquitectónico del edificio tiene un estilo nabateo clásico caracterizado por una mezcla de estilos mesopotámicos y helenísticos.

La fachada está decorada con columnas y consta de dos plantas. La inferior presenta dos nichos en cada extremo y en el centro se encontraba la entrada. La superior consta de tres nichos, un gran tholos central de techo cónico que está coronado por una urna al igual que el Tesoro. El tholos aparece flanqueado por dos medios frontones. Existe una escalera que lleva hasta la cima del Monasterio de Petra, pero hace unos años fue bloqueada después de que un turista se cayese desde la urna y falleciese.

Su interior consiste en una cámara cuadrada con dos bancos laterales un nicho, un altar en la pared posterior y nichos para albergar esculturas. A pesar de que las paredes no presentan ningún rastro de ello, se piensan que fueron enlucidas y después pintadas.

Las paredes tenían cruces talladas y de ahí que reciba el nombre de monasterio, pues es posible que fuese una iglesia durante la época bizantina.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias:

  • Jordania, Pasado y Presente. Petra, Gerasa y Amman, Vision, S.r.l. Roma, 2001.